Hatha Yoga

Las clases de Hatha Yoga tienen una duración de noventa minutos. El/la [email protected] solo necesita para su práctica ropa cómoda.

Desarrollo de una clase "1º TOMA DE CONSCIENCIA, RESPIRACIÓN"

Los primeros 15 minutos de la clase se dedican a la enseñanza y la práctica de la respiración. El/la practicante empieza a relajarse respirando de forma tranquila y profunda. Se comienza siempre con la respiración abdominal para ir progresivamente ampliando la respiración hasta hacerla completa. La respiración completa es aquella en la que el aire llega a todo el pulmón desde la base hasta el pecho pasando por la zona intercostal. Esta respiración completa se denomina también respiración Yóguica y aporta múltiples beneficios tanto a nivel físico como a nivel emocional. Una vez que el/la practicante domina esta respiración se introducen los pranayamas; técnicas de respiración específicas donde se incluyen ritmos de llenado y vaciado de los pulmones, retenciones de aire…Existen una gran variedad de pranayamas con distintos efectos dependiendo del objetivo que se pretenda alcanzar. Algunos tienen efectos relajantes, otros vitalizantes, otros aportan equilibrio mental, otros ayudan a concentrar el pensamiento…

2º DESBLOQUEO ARTICULAR, SALUDO AL SOL

Los siguientes 15 minutos tienen como objetivo preparar el cuerpo para el ejercicio físico que se realizara después. Se ejecutan diferentes ejercicios para desbloquear el cuerpo a nivel energético y calentar articulaciones y músculos. Es en esta parte de la clase donde se realiza El Saludo al sol *, un ejercicio dinámico que enlaza doce posturas diferentes. Este ejercicio desbloquea todas las articulaciones del cuerpo, calienta los músculos y activa el sistema respiratorio y circulatorio. Es un trabajo aeróbico donde el músculo miocardio del corazón se activa y se fortalece.

Si quieres saber más sobre la ejecución y los beneficios de saludo al sol pincha aquí.

3º EJERCICIOS DE DIRECCIÓN DE LA ENERGÍA: ASANAS

A continuación, comienza la fase de posturas estáticas o Asanas. Se dedican unos 45 minutos a esta parte de la clase. A través de las Asanas se realizan estiramientos que desarrollan la elasticidad muscular, ejercicios de fuerza donde se tonifican los músculos, posturas que fortalecen y flexibilizan la columna vertebral ayudando a corregir hábitos posturales perjudiciales para la salud y ejercicios de desarrollo del equilibrio. Todas las Asanas se realizan conjuntamente con una respiración determinada.

La ejecución de las posturas acompañada de la respiración aumenta el efecto de las asanas, ya sea aportando mayor energía en las asanas que tonifican músculos, o ayudando a que éstos se estiren en las asanas de elasticidad. La respiración amplia, profunda y tranquila es una herramienta que ayuda al practicante a conseguir un mayor grado de relajación y de serenidad, evita el agotamiento físico y contribuye a calmar el pensamiento, lo que favorece mantener la atención y la presencia en la clase.

4º ATENCIÓN PLENA, PRESENCIA

El trabajo más importante que se realiza en una clase de yoga es el trabajo mental. El objetivo es conseguir que, durante los 90 minutos que dura la clase, el/la practicante este centrado en lo que hace, centrado en la ejecución de las asanas, y en las sensaciones que tiene durante su práctica. Generalmente la mente está llena de pensamientos de todo tipo, sin darnos cuenta la mente pasa de un pensamiento a otro a una velocidad vertiginosa, y es muy común tener la sensación de no ser capaz de parar de pensar, incluso cuando dormimos la mente sigue pensando y dándole vueltas a los problemas.

Esto consume mucha energía, y el hecho de no saber cómo calmar y parar la actividad mental produce una sensación de cansancio continuo. Es aquí donde el Yoga adquiere una importancia vital, ya que durante los 90 minutos que dura la clase, vamos bajando el ritmo de pensamiento, centrando la mente y haciendo un ejercicio continuo de dirección de nuestro pensamiento hacia el presente, hacia las sensaciones del cuerpo, hacia la respiración. El/la practicante puede experimentar al terminar la clase, como su mente se calma y se centra, lo que supone un gran descanso y una sensación muy agradable de paz y serenidad. Esta es la gran diferencia que hay entre el Yoga y la gimnasia. Hacemos un trabajo con el cuerpo físico, pero al mismo tiempo estamos haciendo ejercicio mental que es el principal objetivo del Yoga.

5º RELAJACIÓN

Los últimos 15 minutos de la clase se dedican a la relajación. Tumbado en el suelo el/la [email protected] realiza técnicas de relajación y deja que el cuerpo descanse unos minutos, esto permite integrar el trabajo realizado durante la sesión y recuperarse para que, al finalizar la clase, la sensación sea de vitalidad y no de cansancio o agotamiento.

El trabajo que se realiza en una clase de Yoga es muy completo. A nivel físico se flexibilizan articulaciones, los músculos se desarrollan tanto a nivel de tonificación como de elasticidad, se corrigen hábitos posturales incorrectos y se realiza trabajo aeróbico al comienzo de la clase que fortalece el corazón y aumenta la capacidad pulmonar. A nivel emocional se consigue calma y serenidad, se disminuye el nivel de estrés y de irritabilidad. A nivel mental aprendemos a bajar el ritmo de pensamiento, la mente se calma y se serena, con lo que se desarrolla la atención en el presente y la concentración de la mente.

¡PRÁCTICA YOGA, SIN DUDA LA ACTIVIDAD MÁS COMPLETA!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad ACEPTAR

Aviso de cookies